lunes, 31 de julio de 2017

FÚTBOL Y LITERATURA.





EL PASE ES COMO LA PALABRA.
EL PASE ES LO QUE TE PERMITE ARMAR LA ORACIÓN.
SI TOCAS SIN SENTIDO LA FRASE NO DIRÁ NADA. MUCHO TOQUE Y  NO SE DICE NADA.
EL SENTIDO EN FÚTBOL... ES GESTIONAR CON INTELIGENCIA Y PRECISIÓN
+ CONTUNDENCIA ...EL INSTANTE DE GOL.
SINO TOCAR TOCAR TOCAR TOCAR ...SERÍA COMO
HABLAR POR HABLAR.

domingo, 30 de julio de 2017

ENSEÑAR AL JUGADOR A PENSAR.


16 mayo, 2017
FútbolProceso DecisionalToma De Decisiones.

Desde hace unos años, el fútbol se ha caracterizado por englobar dos posturas enfrentadas en cuanto a los métodos de entrenamiento utilizados en el fútbol formativo; mientras una de las posturas defiende un enfoque orientado a la mejora técnica de los jugadores como base, diseñando sesiones caracterizadas por un contexto analítico en el que el jugador encuentra una gran implicación motriz, mejorando así sus gestos técnicos, pero en el que la implicación cognitiva suele verse relegada a un segundo plano, encontramos una postura claramente opuesta, basada en conseguir jugadores que piensen, orientando el proceso hacia sesiones que fomenten la toma de decisiones y que tengan en el desarrollo cognitivo y el aprendizaje comprensivo del deporte su mayor pilar durante el proceso de formación; aquí se pretende enseñar al niño a pensar y la mejora de los gestos técnicos vendrá dada por un aprendizaje en situaciones similares al contexto de competición.

Con el siguiente texto, pretendemos entender cómo se desarrolla el proceso decisional y las características de este, así como su implicación para el entrenamiento. Del mismo modo, reflexionaremos acerca de si realmente lo que debemos de buscar en nuestros programas de entrenamiento es enseñar a que el jugador piense.

EN UN DEPORTE COMPLEJO. EL PROCESO DECISIONAL COMO FENÓMENO NO LÍNEAL
Lo primero que debemos conocer a la hora de planificar un entrenamiento en cualquier deporte son las características de este; así pues, el fútbol nos aboca a un contexto complejo, una realidad cambiante difícil de descifrar. Los participantes se encuentran en un contexto dinámico e impredecible, en un deporte abierto cuya idiosincrasia obliga a una toma de decisiones compleja. Mercé et al. (2007) definen el fútbol como un  “deporte de situación, entendiendo este como aquel que se caracteriza por que la dinámica de juego viene determinada por situaciones cambiantes y por la gran incertidumbre que ocasionan la actuación de compañeros y adversarios. Esta realidad elimina la posibilidad de emitir por parte del jugador respuestas estereotipadas y hace necesaria una constante toma de decisiones individuales y colectivas para adaptar la actuación del jugador/equipo a las necesidades puntuales de cada momento.
Debido a esta incertidumbre sociomotriz implícita, se presenta una nueva concepción del proceso decisional (Guindos, 2015). El proceso de toma de decisiones tradicional, que implicaba cierta linealidad entre los aspectos que influían en él, empieza a quedar algo obsoleto en favor de una nueva concepción donde existen diversos elementos que influyen en ella y que pueden interactuar de diferente forma según el momento. Autores como González-Villora, García y Contreras (2013) consideran que no lo podemos considerar un proceso normativo y lineal, ya que tanto la toma de decisiones como los elementos que influyen en ella  interactúan con los diferentes factores limitantes de cada disciplina deportiva.


 Figura 1. Concepción Proceso Toma de Decisión tradicional vs actual. Guindos (2015)

De este modo, y ante esta nueva concepción, se postula que el mecanismo de decisión se verá influido, entre otras cosas, por el número de respuestas, el tiempo requerido, el nivel de incertidumbre, pero también por otros factores como el nivel técnico y la condición física.

Lago (2010) expone que la toma de decisión tiene que ver con 3 factores: las capacidades propias, la tarea a resolver y las características del entorno. Dentro de las capacidades propias del individuo, existe una serie de procesos cognitivos a los que les corresponde un papel relevante en el mecanismo decisional: la atención, la anticipación y la memoria se convierten en actores principales de la toma de decisión, quizás este último por encima de todos, ya que la toma de decisiones implica la existencia de un conocimiento acumulado (Póveda y Benítez, 2010). Además, no podemos obviar que estos procesos se interrelacionan entre sí; un deportista experto (mayor conocimiento acumulado, relacionado con la memoria) es presumible que tardará menos tiempo en decidir, ya que su enfoque atencional será más eficiente, de ahí la importancia de los procesos cognitivos expuestos anteriormente en la capacidad de decisión.

Todas estas nuevas concepciones sobre la capacidad de decisión surgen debido a que la existencia de acciones de rápida resolución motriz, como en el caso del fútbol, plantea la necesidad de analizar la posibilidad de que nuestro organismo mediante la teoría del procesamiento de la información tradicional (percepción + interpretación + decisión) sea capaz de solucionar dichas situaciones o, por el contrario, requiera otro tipo de mecanismos que permitan el procesamiento de gran cantidad de información en un reducido periodo de tiempo (Guindos, 2015).

Es por ello que, además de las nuevas propuestas acerca del proceso decisional, neurocientíficos como John-Dylan Haynes introducen un nuevo protagonista dentro de este complejo sistema: el inconsciente. Para Haynes, la aparición de la figura del plano inconsciente aclara la eficacia en el tiempo de respuesta  de muchas acciones para las cuales no se dispone de suficiente tiempo para realizar tal interpretación (como se propone en la teoría del procesamiento de la información tradicional); además, este trabajo del plano inconsciente conlleva el ahorro de procesamiento de información a nuestro plano consciente. Se trata de un atajo del cerebro para anticiparse a situaciones que se van dando durante el juego, y solo sucede cuando el jugador ya ha experimentado una situación similar en algún otro momento, la cual se grabó en su subconsciente y pasó a convertirse en un hábito para él.

JOHN-DYLAN HAYNES “La mayoría de las decisiones son tomadas en la parte inconsciente de nuestro cerebro, mucho antes incluso de que los seres humanos seamos conscientes de ellas”

La neurociencia afirma que las situaciones más complejas que nos encontramos las solucionamos de manera inconsciente, ya que es posible que si durante una situación compleja como las que un futbolista se encuentra durante el transcurso de un partido se produjera una toma de decisión de forma consciente, se tardaría mucho tiempo en decidir, un tiempo del que no se suele disponer en este deporte; el futbolista rara vez dispone de tiempo para pensar, o al menos de manera consciente. En este sentido, algunos futbolistas también han aludido a estas respuestas inconscientes durante el transcurso del encuentro. Thiago Alcántara, en una entrevista concedida al periódico El País nos dejaba las siguientes reflexiones:
“Antes pensaba que podía arriesgar más. Pensaba: ‘aquí regateo y seguro que el pase va a entrar bien’. Y lo hacía. Hoy en día pienso de otro modo. Digo: ‘lo voy a hacer, sé que lo voy a regatear, sé que el pase va a entrar pero es que tengo otra opción más simple’. Esa la vas ganando con el tiempo. Optas. Dependiendo de la zona del campo. Dices: ‘aquí me toca regatear’. Pero eso no se razona. Surge naturalmente. Mi cabeza está más rápida. Lo siento así. Mi fútbol es así. Intento ver las situaciones antes de que ocurran”.

“Engañar con una sola pierna sería complicado. Si tienes pierna derecha, bien, si tienes izquierda mejor. Tener las dos es fundamental para todo: para finalizar, para pasar y para robar balones. Un futbolista ambidiestro es una mina de oro para el juego. Porque si yo quiero regatear con la derecha la izquierda tiene que ser muy fuerte y rápida para poder apoyar y salir. Pero no lo piensas. A base de practicar se te van quedando cosas

LEO MESSI “Nunca pienso lo que haré, juego como me sale, es inspiración”

Tras todo lo expuesto en este apartado nos podría surgir la duda; entonces, ¿podemos entrenar la toma de decisión? Vamos a aportar ahora nuestra visión sobre el papel del entrenamiento en la mejora de la toma de decisiones.

INTENTANDO DESCIFRAR EL PUZZLE. DEL  JUEGO AL ENTRENAMIENTO DEL INCONSCIENTE
Llegados a este punto, lo primero que no podemos pasar por alto es que el jugador podría aprender muchas de las habilidades propias del juego sin la ayuda de nadie, por  lo que nuestra intervención se orientará a intentar facilitarle dicho proceso de adquisición, potenciando procesos mediante los cuales el jugador aprendería por sí solo, contribuyendo (indirectamente) así en su aprendizaje (Lago, 2010). Bien es cierto que algunos jugadores, tal vez, no llegarían a encontrar respuestas a ciertas situaciones por  sí solos sin la ayuda del entrenador, de ahí la importancia del principio de individualización en el entrenamiento; nos encontraremos con jugadores que necesiten que se  les enseñe las soluciones  que no saben sacar por sí mismos. Al respecto, Marcelo Bielsa nos advierte de que “la no intervención exige un escenario general que ya no es frecuente”, y ese va a ser uno de los primeros escenarios que el entrenamiento deberá cumplir.
Bielsa nos habla de que se está perdiendo la formación silvestre como él la apoda; cada vez son menos los niños que juegan en la calle, se ha cambiado el balón por las tablets, se hace más difícil alcanzar la famosa regla de las 10000 horas, ya no se percibe esa pasión por jugar muchas horas para poder desarrollar lo que la genética les puede  dar. Es por ello que el principal escenario que debemos de encontrar en el entrenamiento es el propio JUEGO; tanto los niños como los menos niños necesitan jugar, es eso lo que les mueve, la manera por la cual seguramente se engancharon a este deporte. A partir de este escenario, debemos de tener en cuenta una serie de elementos que pueden enriquecer nuestra práctica en busca del desarrollo de la capacidad decisional del jugador.

Para favorecer la toma de decisiones, deberemos plantear situaciones donde el jugar sea el elemento clave y donde el jugador deba definir una solución mental al problema que se le plantee y elegir la acción motriz que solucionará dicho problema; para que el jugador sea capaz de detectar la información relevante, deberá actuar y explorar el contexto (Araujo et al., 2011). Es decir, es  vital crear tareas que contengan las características de la lógica interna del fútbol (sobre todo en cuanto a compañeros y adversarios) y donde pueda haber una proceso de toma de decisión por parte del jugador; el hecho de trabajar con circuitos entre conos, carreras continuas, desplazamientos con balón alrededor del campo donde solo debo estar pendiente de que no se me escape, quizá me sirva de poco en mi afán de desarrollar la capacidad de decidir de mis jugadores. En definitiva, replicar  el juego y dejar que vayan surgiendo situaciones que lleven al jugador a decidir debería ser nuestro primer paso; que el jugador encuentre similitud entre el entrenamiento y lo que sucederá en competición favorecerá el proceso decisional, parece simple ¿no?

Por otra parte, las situaciones que creemos en nuestros entrenamientos, además de ser representativas del deporte, deberán permitir una gran variedad de comportamientos, lo que facilitará que durante la exploración del contexto por parte del jugador este llegue a seleccionar la información más relevante. Exponer al futbolista a situaciones de mayor aleatoriedad y complejidad les permitirá aprender de forma inherente cómo analizar la información y darle un mejor  uso; al final de todo el proceso, este tipo de tareas, le enseñará al jugador a tomar decisiones sin pensar. Aunque muchos autores abogan por conocer todas las situaciones de juego, la realidad es que hay pocas situaciones idénticas durante un partido de fútbol; sería demasiado pretencioso intentar que el jugador conociera todas las situaciones que se pueden llegar a dar en un partido, además de por la complejidad del deporte, por el tiempo que ello conllevaría, por lo que introducir la variabilidad de contextos y conductas durante nuestras sesiones favorecerá la toma de decisión.

Uno de los aspectos más importantes durante el proceso de entrenamiento será el feedback que el jugador reciba por parte del entrenador. Así pues, se debe tener una preocupación especial por las correcciones y la retroalimentación que se le da al jugador tras su actuación, ya que esto tendrá influencia en los comportamientos futuros de este en función de la forma y contenido que se le haya transmitido y del momento en el que se haya producido. En este sentido, habrá que estar atento al aspecto emocional cuando se refuerza o corrige al jugador cuando está dando una respuesta a un problema surgido durante el juego, ya que frente a situaciones puntuales, el cuerpo otorgará una señal en función de las experiencias anteriores, algo que sin duda puede influir en el proceso decisional del jugador (Guindos, 2015).

El feedback otorgado al jugador le deberá permitir focalizar la atención en los aspectos relevantes de la tarea, además de encaminarlo hacia un proceso de reflexión propia postcompetición, lo que posiblemente conllevará a una mejora de las habilidades interpretativas (Lago, 2010). Como apreciamos en la imagen que nos muestra las fases de la ejecución motriz de los deportistas, toda consecuencia objetiva tendrá una valoración subjetiva de las consecuencias, y esta se verá enormemente influida por el feedback recibido.


Figura 2. Fases de la ejecución motriz del deportista. Lago (2010)

Por último, debido a la importancia que, cada vez más, se le otorga al inconsciente, no podemos dejarlo de lado en nuestros programas de entrenamiento. En situaciones que exigen una decisión rápida, como en el caso del fútbol, hemos visto que incluso primero se actúa como una especie de automatismo y después, la decisión tomada pasa al plano consciente; este planteamiento, surgido de la neurociencia, nos obliga a entrenar el inconsciente y a facilitar al jugador que haga referencia a las experiencias semejantes vividas para que su capacidad decisional sea más eficaz. Es importante que el jugador vivencie situaciones de juego específicas, ya que adquirirá una serie de hábitos que serán almacenados en su cerebro de forma inconsciente, y que serán transmitidos posteriormente de forma espontánea a las situaciones que se le presenten en la competición; la percepción del jugador está condicionada por experiencias previas, por lo que la vivencia de estas situaciones simuladoras podrá, tal y como afirma Guindos (2015), “generar patrones de actuación eficaces en el inconsciente”.

De este modo, el hecho de que encontremos maneras creativas de desarrollar en nuestras sesiones una práctica repetitiva de las situaciones sugeridas al principio de este apartado provocará que, al final, la toma de decisiones surja como algo automático, haciendo de lo consciente algo inconsciente.

PEDRO GÓMEZ “¿Es posible estimular el subconsciente de alguna manera? ¿podemos ampliar el abanico de respuestas inconscientes que nuestro cerebro propone? Entiendo que la utilización de situaciones reales de juego, en las que el jugador conviva con problemas similares a los encontrados durante la competición, enriquece el bagaje emotivo experimental de éste, aumentando así el número de anclajes a los que nuestro inconsciente podrá echar mano cuando se encuentre en apuros”

¿ENSEÑAR AL JUGADOR A PENSAR? REDEFINIENDO EL CONCEPTO
A los que dicen que al jugador hay que enseñarle a pensar, en mi humilde opinión, les diría que el jugador debe acumular experiencias, debe jugar. Por ello, no creo que seamos nosotros los que les tengamos que enseñar a pensar sino los que, como mucho, debamos ayudarles a pensar, o en todo caso, facilitarles el proceso para que piensen. O mejor, que lo hagan sin pensar.

Por eso, creo que deberíamos redefinir este concepto, hacer al jugador el centro del proceso y no concebirlo como un mero recipiente al que vaciar conocimientos; el fútbol es (y seguirá siendo) de los jugadores, y ellos deberán ser los que creen y saquen sus propios comportamientos, sus propias habilidades a relucir, los que vayan moldeando esa capacidad decisional mientras nosotros nos convertimos, como diría Óscar Cano, en facilitadores de contextos.

Mientras muchos abogan por enseñar al jugador a pensar, yo seguiré disfrutando que sean ellos los que me enseñen a mí.

ÓSCAR CANO “La idea no parte nunca del artesano, sino que parte del objeto que quiere moldear o modular. El concepto de artesanía como parte constructora de procesos o de formación está mal planteado porque parece que el conocimiento le pertenece al propio entrenador (…) La parte artesanal en la formación futbolística tiene que ver con descubrir realmente lo que son los chicos y no impedir que sean lo que son”
 Xavi Aguilar
@traslalineadcal

Material Bibliográfico
 Alcántara, T. (11 de Abril de 2017). (D. Torres, Entrevistador). Entrevista El País. http://deportes.elpais.com/deportes/2017/04/10/actualidad/1491859925_599491.html
Araújo, D., Travassos, B., Torrents, C., & Vives, M. (2011). La toma de decisiones en el deporte escolar. Un ejemplo aplicado al fútbol. Innovació en Educació Física (IN & EF) , 1-7.
Gómez, P. (2014). El fútbol ¡NO! es así. Barcelona: FútbolDLibro.
González-Villora, S., García, L. M., & Contreras, O. (2013). Evolución de la toma de decisiones y la habilidad técnica en el fútbol. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte .
Guindos, D. (2015). Construcción metodológica del modelo de juego. Nadie sabe nada. Una visión sistémica. Barcelona: Fútbol De Libro.
Lago Peñas, C. (2010). La toma de decisión desde la perspectiva de los sistemas complejos. La influencia de variables contextuales de la competición en el comportamiento de los jugadores en los deportes de equipo. En La táctica deportiva y la toma de decisiones.
Mercé, J., Mundina, J., García, R., Yagüe, J. M., & González, L.-M. (2007). Estudio de un modelo para los procesos cognitivos en jugadores de fútbol de edades comprendidas entre 8 y 12 años. EFDeportes. Revista Digital .
Póveda Leal, J., & Benítez Sillero, J. d. (2010). Fundamentos teóricos y aplicación práctica de la toma de decisiones en el deporte. e-balonmano.com: Revista de Ciencias del Deporte , 101-110.


Excelente, gran desafío para los entrenadores o “facilitadores de contextos”. Estas propuestas llevan a la formación completa del entrenador, capacitado para leer al jugador, diseñar actividades que generen contextos adecuados, tener la capacidad humana de poder entregar buenos feedback y retroalimentar el contexto de aprendizaje en forma continua!!!
Le gusta
German Fernandez , 1 junio, 2017


martes, 25 de julio de 2017

ENTREVISTA A ENRIC SORIANO


 “Me parece que el juego de posición no deja de ser el juego llevado a la creación, identificación y aprovechamiento de ventajas” (Enric Soriano)



Desde el blog queremos dar las gracias a Enric por su cercanía y por compartir tantos conocimientos. Es fundamental encontrarse personas con las que compartir inquietudes, y este no es diferente caso.
Todos aprendemos de Enric y os aconsejo leer con detenimiento la entrevista para sacar buenos aprendizajes. En sus respuestas, el conocimiento del juego me parece espectacular. ¡¡Gracias por todo Enric!!
  1. .¿Cómo entiende Enric Soriano el fútbol actual?
Estamos viendo que a partir del FCB de Guardiola la tendencia es a tratar de sacar el balón jugado desde atrás, lo que provoca que muchos equipos aprieten esa salida de balón y a partir de esta situación de salida de balón vs presión alta, lo que se genera son muchas situaciones de JUGAR A LLEGAR, En el sentido de que si la primera línea es superada, los equipos se ven obligados a jugar con los espacios que deja el equipo que realiza la presión alta. Por tanto, lo que parecía una tendencia a un fútbol más posicional, se está convirtiendo en una tendencia a jugar mucho más a LLEGAR. Lo comentaba Adrián Cervera en un congreso hace poco y es un comentario muy acertado.
  1. .¿Existen modelos de juego o multitud de comportamientos que llenan los folios de esos modelos? ¿Modelo de juego o el juego como modelo?
A mí me resulta imposible definir todo lo que quiero que haga mi equipo en un ptt o una página de Word, me parece imposible. Todo lo que sea limitar el juego a la palabra o al escrito… es REDUCIRLO. Yo creo que es imposible definir un modelo de juego como tal. Lo que si podemos hacer es tener una idea en nuestra cabeza como entrenadores, una idea que se construye día a día, que se modela en el entrenamiento y la competición y a partir de lo que nosotros percibimos como necesidad, plantear diferentes contenidos de entrenamiento, teniendo en cuenta también como queremos que nuestro equipo JUEGUE, sabiendo que la competición nos puede demandar unas cosas más que otras.
Por ejemplo, si en una competición la mayoría de los equipos intentan sacar el balón jugado, nosotros tenemos que saber que hacer contra esa salida de balón. Evidentemente, el juego también me va a exigir defender juego directo o saber defender en situaciones llegadas en situaciones de jugar a llegar. Sin embargo, a la hora de priorizar igual el contexto que más importante va a resultar dentro de la competición, es el de apretar esa salida de balón. Por tanto, tendríamos que orientar preferentemente nuestra idea de juego a dominar eso. En función del día a día iremos percibiendo nuevas necesidades.
Ser entrenador, más que estar asociado a diseñar tareas que tengan que ver con conductas o comportamientos, tiene que ver con seleccionar contenidos. Esta selección depende directamente de lo capaces que seamos los entrenadores de ver que necesita nuestro equipo y nuestros jugadores.
  1. Hablando del juego de posición, ¿Cómo entiendes tu esta “manera” de ver el fútbol?
Me parece que el juego de posición no deja de ser el juego llevado a la creación, identificación y aprovechamiento de ventajas. Podemos hacerlo tanto con balón como sin balón. No podemos asociar el juego de posición únicamente al momento con balón. Sin embargo, también lo podemos obtener una vez tenemos el balón, asociándonos con las ventajas, jugando más en corto o en largo, jugando por dentro o por fuera, buscando asociaciones en intermedias o espaldas, buscando disputas… Cada equipo, en función del rival y de sí mismo, seguirán contextualizando la forma de obtener las ventajas.
No podemos hablar simplemente de juego de posición, si no que al final se trata de hablar del juego en sí. Me parece importante hacer la distinción porque establecer unos límites sobre lo que es el juego de posición o lo que no lo es, no me parece adecuado. Últimamente el término se asocia más a juego de UBICACIÓN, porque el término de ubicación integra y relaciona la posición y la situación. Esta última tiene que ver con el espacio que ocupo yo en el campo y la posición es la forma que tengo yo de colocarme en ese espacio.
Como dice Juanma Lillo, puedo estar bien situado y mal posicionado o mal situado y bien posicionado. Entonces, como entrenadores, tenemos que intentar conseguir situaciones constantemente de estar bien situados y bien posicionados para ser útiles a nuestro equipo.
En este aspecto resulta fundamental hablar de espacios de fase. Empezó a hablar de ello Mikel Etxarri, no como espacios de fase pero si como intervenciones al corto, medio y largo plazo. Posteriormente Seirul-lo lo fue modificando hablando de ese espacio de intervención donde estaría el poseedor, el defensor del poseedor y algún próximo que viene a tirar una pared o bloquear. A su vez tenemos que hablar de espacio de ayuda mutua, donde encontramos receptores cercanos, algún fijador y esos defensores también de los cercanos. Por último, un espacio de cooperación, en el que se encuentran intermedios y alejados, tanto con balón como sin él.
Dani Fernández lo explica muy bien diciendo que en el espacio de intervención, se interviene, en el espacio de ayuda mutua, se participa y en el espacio de cooperación, se permite que la estructura sea una determinada facilitando la participación de los cercanos y la intervención de poseedor y próximos. A partir del término de ubicación y de los espacios de fase, podemos entender que siempre, independientemente de donde esté el balón, de si somos próximos, cercanos, intermedios, alejados o el propio poseedor, siempre tenemos que estar en un espacio concreto, posicionados, orientados, perfilados de forma que podamos ser útiles al equipo. El ser útil a veces está asociado con intentar recibir, otras veces lo estará con fijar rivales, otras con compensar… al final esos roles de cercano, intermedio, alejado o poseedor, vamos a tener que ir contextualizándolo en función de nuestras posibilidades de intervención.
Lo que sí es innegable, es que vamos a estar JUGANDO todo el rato y estar jugando de manera permanente tiene que estar relacionado con ayudar al equipo a esa construcción, identificación y aprovechamiento de ventajas. Si somos capaces de colectivamente conseguir esto, podríamos hablar más que de desarrollar un juego de ubicación, lo que hacemos es JUGAR BIEN.
  1. En la actualidad ¿Qué conjuntos crees que practican el juego de posición?
En referencia a lo expuesto anteriormente, relacionando el término de juego de posición, llevándolo a juego de ubicación y entendiéndolo como esa construcción, identificación y aprovechamiento de ventajas, podemos hablar de equipos que lo consiguen de maneras diferentes. Actualmente, podríamos hablar de la Cultura y Deportiva Leonesa, de Rubén de la Barrera, consiguiéndolo por lo que he podido ver, de manera sublime. En segunda división “b” conseguía lo que hemos venido comentando.
Podríamos seguir con el Atalanta, que este año podría haber propuesto ese juego de ubicación.
Hemos visto como el Fútbol Club Barcelona se ha ido alejando de ese juego de posición (entendido como el que prioriza un ataque más posicional en vez de jugar a llegar), pero sin dejar de lado la construcción, identificación y aprovechamiento de ventajas. Lo hacen aprovechando el espacio, con Messi, Neymar y Suarez, ya que estos jugadores exigen modificar esos procesos de construcción de juego ofensivo para la forma que tienen ellos de relacionarse con las ventajas, teniendo que ver con situaciones llegadas, con disponer de espacio en situaciones de igualdad numérica que ellos convierten en superioridad a veces posicional, a veces cualitativa.
Podríamos hablar de muchas maneras de practicar ese juego de ubicación. El Borussia de Tomas Tuchel, hace dos años lo desarrollaba, la Juventus de Conte, el Barça de Pep Guardiola, evidentemente…
Y ahora, no los tengo vistos y es algo que tengo pendiente, ver al Hoffenheim de Julian Nagelsmann y al RB Leipzig de Ralf Rangnick, son equipos que podíamos relacionarlos con esta forma de entender el juego pero desde una perspectiva más asociada a la gestión de las ventajas en situaciones llegadas.
  1. .¿Crees que los entrenadores muchas veces desvirtualizamos las tareas de entrenamiento y con ello el juego? ¿Existe equilibrio o siempre se buscan las potencialidades aunque sean de manera inespecífica?
Sobre el tema de las tareas, tenemos que distinguir lo que es la estructura de la tarea que diseñamos nosotros fuera del campo, es decir, con las reglas de provocación que introducimos, el espacio, la manera de estructurar ese espacio y los equipos, harán que se produzcan unas cosas u otras. Tenemos que saber identificar que pretendemos con la tarea: ¿queremos que desarrollen la conducta o queremos que construyan, identifiquen y aprovechen las ventajas?
Me parece importante recalcar que los jugadores son capaces de encontrar soluciones (el fútbol de calle es el máximo exponente) de manera autónoma, pero a veces tienen que ser ayudados para encontrar esas soluciones, es decir, si nuestra intervención es una determinada, podemos conseguir algo que autónomamente no podían encontrar y gracias a nuestra ayuda pueden encontrar ellos mismos las respuestas.
Hay otras situaciones, en las que los jugadores no son capaces de acceder a las soluciones y ahí es donde interviene el entrenador para conseguirlo. Tenemos que intentar compaginar la forma de estructurar las tareas en nuestra intervención como entrenadores, para que las dos primeras  tengan que ver más con su aprendizaje autónomo, relacionado con la forma de vivenciar el contexto. Intentar no dar nosotros las soluciones, a no ser que sea fundamental.
Por ejemplo, una situación de defensa de pared, el jugador de forma natural lo que hace es seguir el balón y perder la referencia. Esta situación, aunque nosotros propongamos un contexto en el que se den muchas paredes, es muy difícil que el jugador consiga de forma autónoma, reconocer que lo que tiene que hacer es seguir la marca y perder de vista el balón, es decir, lo podrá vivenciar muchas veces pero no encontrará esa solución. En este tipo de situaciones, la solución se la damos los entrenadores, porque ellos de forma natural, no son capaces de llegar hasta ella. Este tipo de situaciones tiene que ser la excepción y como entrenadores debemos estar preparados para ello.
La manera de actuar tiene que ver con plantear contextos abiertos en los cuales, los jugadores en su relación con el contexto puedan identificar las diferentes fuentes de información para extraer de ahí todo el aprendizaje posible y desarrollar a partir de determinadas herramientas posibilidades para que sean capaces de identificar más fuentes de información. Aquí estoy hablando de la comunicación táctica como una de las CLAVES.
Otro ejemplo. Si el jugador no sabe lo que es el concepto del 3º hombre, no va a identificar lo que es un rol de fijador porque el 3º hombre es otro o que soy 2º hombre y tengo que descargar para dar ventaja al tercero… todo eso no lo identifican. Si somos capaces de ayudarles a identificar según qué cosas, cuando se relacionen con el contexto de manera autónoma, previa ayuda nuestra, serán capaces de identificar muchas más cosas y de sacar más aprendizaje.
  1. La presión tras perdida… ¿Cómo se produce? ¿Atendiendo a la zona de influencia y a donde se pierde o también tiene que ver con el momento ofensivo? ¿Es un todo?
Todos hablamos que es necesario una secuencia de pases para ordenarnos a través del balón… es evidente. Es decir, si en el momento de la perdida consigo mantener mi estructura porque con mi circulación de balón y jugadores todo sigue teniendo sentido, lo voy a tener más sencillo para recuperarla.
Si somos capaces de desestructurar las distancias de relación del rival, hacer que cuando recuperen el balón no se encuentren porque esas referencias posicionales las han perdido, evidentemente también es más sencillo recuperar el balón.
Pero tenemos que entender que este proceso de presión tras perdida no tiene que ver solo con los cercanos. A veces hablamos de sumar 15 pases para conseguir estar juntos y así, si pierdo el balón puedo presionar la pérdida cerca. Está bien, pero tenemos que ir más allá. Nuestro momento ofensivo nos tiene que permitir controlar el posible contraataque, no solo con cercanos si no también con descolgados. Esa gestión con los jugadores alejados es fundamental y la circulación de balón de nuestro equipo lo tiene que permitir.
Relacionando otra vez con los espacios de fase, el jugador como alejado, tiene que detectar de que manera puede ayudar al equipo. Compensando, fijando… nuestra circulación de balón nos tiene que garantizar que en el momento de la perdida, no estamos expuestos.
Por otra parte, está muy bien decir que la presión tras perdida depende del momento ofensivo, es así, pero también hay una serie de conductas en cuanto a variables de acoso defensivo, de saber saltar a impar… todo este tema de trayectorias de acoso hay que dominarlas y saber que si salta un determinado compañero la manera que tenemos de ajustar es X. Si esto no lo dominamos, la presión tras pérdida se ve dificultada.
Por tanto, si tenemos que circular para mantener nuestra estructura y modificar la del rival, pero también necesito circular para gestión de descolgados y dominar las variables de acoso defensivo para que esa presión tras pérdida se produzca de la mejor forma.
https://www.martiperarnau.com/comportamientos-tras-perdida/ (artículo de Enric Soriano en la revista Martí Perarnau).
  1. .¿Existen sistemas de juego? Cuál es tu opinión respecto a este tema.
No me identifico con el mensaje de los sistemas de juego como números de teléfono. Es fundamental reconocer que es una forma de estructurarse dentro del espacio y establecer una referencias que van a facilitar el comportamiento del equipo en los distintos momentos de juego.
Ese sistema de juego tenemos que ir transformándolo de manera que nuestra estructura encaje de la mejor manera en la estructura del rival, con el objetivo de hacerles daño. Por ejemplo, tengo que identificar como me presionan, si lo hacen con 2, mi forma de estructurar el espacio aunque mi sistema previo sea el 1-4-3-3 puede ser metiendo al mediocentro entre centrales o en uno de los costados para generar línea de 3 vs 2. También se puede meter a los laterales por dentro para que los extremos rivales sean movilizados y la relación entre el central y el extremo de nuestro equipo se abra. Puedo establecer muchos movimientos dentro de ese sistema, transformaciones de esos sistemas a partir de tener una adaptabilidad ofensiva, para que mi estructura se encaje dentro de la del rival. Tiene que ser una referencia, no puede ser algo rígido.

Lo mismo sucede defensivamente. Tenemos que tratar de estructurarnos de tal forma que dificulte la circulación de balón del rival. Por ejemplo, si tienen problemas para recibir en intermedias, tengo que facilitarles que metan el balón en intermedias y acosarles ahí o si de normal aprieto con 2 jugadores, puedo cambiar y presionar con uno para que esa línea la superen fácil y se intenten asociar con la siguiente, favoreciendo así lo que queremos. Si nos superan por su amplitud, podemos incorporar a un jugador de una línea superior a una anterior para que esta se ensanche.
Dentro del sistema de juego, tenemos que tratar de ir convirtiéndolo en aquello que nos permita la creación, identificación y aprovechamiento de ventajas. El entrenador del C.F. La Pobla de Mafumet, Rodri, lo explicaba en un congreso de Madrid recientemente de forma fantástica, hablando de una mutabilidad que se tiene que asociar a una adaptabilidad ofensiva y una variabilidad defensiva, generando contextos de dificultad al rival adaptándonos a lo que nos va proponiendo y proponiendo contextos que dificulten la adaptación rival a los mismos.
  1. .¿Cuáles son las conductas o comportamientos más determinantes en un equipo que práctica juego de posición?
Podemos hablar de muchas cosas… creo que lo más importante es saber estructurarse en el espacio y por consiguiente tener una estructura que nos facilite todo. Esto tiene que ver con la circulación de balón y de jugadores en ese objetivo de modificar nuestra estructura para que tenga sentido en aquello que nos proponga el rival.
Posteriormente, identificar cuáles son los roles que tengo, en función de mi contexto de intervención o situación, es decir, en que espacio de fase estoy (espacio de intervención, de ayuda mutua o de cooperación) y como puedo ayudar al equipo en ello, compensando, fijando, soy 2º hombre, soy 3º hombre… todo esto tenemos que tratar que el equipo lo vaya entendiendo y adoptando de manera dinámica porque todos los espacios de fases se van modificando constantemente. Por tanto, la forma de intervenir y participar que tienen los jugadores también va modificándose. El objetivo, más que desarrollar conceptos como 3º hombre, fijar conduciendo y demás, es que los jugadores identifiquen de qué manera pueden ayudar al equipo. Nuestra labor como entrenadores es asociarlo a ello.

Hablamos de ventajas, de cómo construirlas, identificarlas y aprovecharlas. Tenemos que valorar lo que es el juego, la lógica interna del fútbol y la manera que tenemos de aprovechar las ventajas que tienen diferentes formas de manifestarse, es decir, no hay una ventaja estándar, sino que está contextualizada. Por ejemplo, 1vs1 puede ser una situación de ventaja o desventaja en función de quién defiende y ataca, del espacio que ocupan, de los cercanos que tienen disponibles… todo esto tenemos que contextualizarlo, por lo que hablar de una ventaja estándar es imposible. Las ventajas tienen que ser contextualizadas y en función de esto nacerá el aprovechamiento de las mismas.
  1. .¿Cómo ves la figura del metodólogo en la construcción y mejora de las sesiones/tareas de entrenamiento?


Creo firmemente en la figura de un director de metodología dentro del club, dentro de estructuras profesionales, pero entendiendo también que esta figura no se encuentra en el campo. No es el entrenador, por lo que la información con la que el interactúa es menor. Es posible que sepa traducirla mejor que el entrenador pero lo normal sería lo contrario.
El metodólogo no puede limitar al entrenador en sus funciones. Tiene que ayudarlo y potenciarlo, para permitir su óptimo desarrollo. Estar cerca, saber cómo funciona el equipo, que manera tienen de transmitir los contenidos… resulta fundamental. Pero al final, la figura del metodólogo no debería obligar al desarrollo de determinadas tareas, no prohíba el planteamiento de determinadas situaciones y si dar libertad al entrenador para desarrollar lo que el crea que necesita su equipo, porque el entrenador es la persona que tiene el mayor acceso a la información que su equipo va emitiendo.
Como metodólogos, tenemos que respetar la figura del entrenador. Sin embargo, sí que creo que es importante que se supervise, que se valore y que se intente colaborar en el desarrollo de ese proceso de entrenamiento.
  1. .¿Es importante la figura del analista en un cuerpo técnico? ¿Qué labores se pueden realizar en un club ayudándose del análisis de video? ¿Es favorable en la base?
Del análisis del juego podemos extraer muchas conclusiones para el desarrollo del entrenamiento. No sé si la figura de analista es fundamental. Lo que sí sé, es que el análisis del juego es fundamental. Analizar tus propios partidos te da un feedback que necesitas para el óptimo desarrollo del entrenamiento y la ayuda a tus jugadores.
Podemos analizar nuestro propio rendimiento o los próximos rivales, sabiendo o intuyendo de que manera va a encajar ese rival en nuestro juego y que partido podemos vivir. Una parte es nuestro modelo de juego y el del rival, aunque sea algo difícil de definir (el modelo de juego), pero esa idea de juego que tienen los equipos es una cosa y la forma que tienen de interactuar es otra. Por tanto, el partido emergente entre la interacción de la idea de juego de un equipo y la idea de juego del otro no tiene que estar ya dada por esos modelos de juego, es decir, puede ser algo nuevo. Como entrenadores tenemos que tratar de intuir como puede ser ese partido y plantear los contextos que creemos que se van a dar. Sin el análisis del juego, es imposible.
Además también nos permite saber cómo va evolucionando nuestra idea, el equipo, el entrenamiento, identificando posibles jugadores a captar… en cualquier equipo, hasta en benjamines, me parece necesario analizar el juego.
     11. Dentro del fútbol base, ¿La competición está de la mano a la formación?
Al final, tenemos que entender que el niño es competitivo y quiere ganar. No hace falta insuflarle de ganas de ganar, de gritos para alentar, es decir, va a hacer muchas cosas por ganar.
Dentro de la formación, la competición nos regala exigencia. Es evidente que para aprender es fundamental que haya barreras a superar. Esa exigencia que nos puede meter el compañero dentro del entrenamiento o en el partido de competición, ayudan a la formación. Yo creo que va de la mano y que el jugador crezca en estos contextos es lo más favorable.
Sin embargo, que sea importante no quiere decir que sea fundamental. Lo determinante sigue siendo la formación. La competición es importante, el resultado no. Son cosas diferentes. Que haya una exigencia por la presencia del rival es positivo. Priorizar superar al rival por encima del desarrollo de las capacidades es un error, porque entramos en perspectivas a corto plazo y es mucho más difícil crecer en dicho contexto.
     12. Conociendo a Enric Soriano:
a. Último libro leído: El juego en su complejidad de Rodrigo Azevedo Leitâo.
b. Algo diferente al fútbol en tu vida: Mis estudios de ingeniera industrial.


miércoles, 12 de julio de 2017

EL JUEGO DE POSICIÓN.


por Daniel Fernandez el 6 Febrero, 2012.

Nunca se toca si no sale un rival” (Pep Guardiola)

“No toques si no buscas generar nada. Tocar para superar líneas. Buscar el tercer hombre y la segunda acción (dejar de cara); dejar al más alejado. Generar superioridades en la línea siguiente. No tocar lateralmente si no provocas nada…” (Juan Manuel Lillo)

INTRODUCCIÓN

 “Siempre quiso jugar bien el Barcelona. Hay una línea que une a Laureano Ruiz, Rinus Michels, Stefan Kovacs y Johan Cruyff, pero ojo: al juego de posición quien más contribuye es Van Gaal. Y Pep también. Ves el 3-4-3 de ese Ajax y ¡madre mía…!” (Juan Manuel Lillo)

“Cruyff es el padre. Al éxito siempre le salen miles de autores, pero de padre solo hay uno y, en este caso, es Johan Cruyff”. (Martí Perarnau, Senda de Campeones)

 En fútbol, las tendencias y las modas las marcan los ganadores. Algunas veces, a lo largo de la historia de nuestro deporte, el ganador del momento y el estilo de juego han unido estilo y triunfo: el ejemplo paradigmático es el actual FC Barcelona entrenado por Josep Guardiola, pero si se ha de ser justo, el estilo de este equipo ha ido desarrollándose desde que Johan Cruyff llegara en aquel lejano 1988. A la marcha de Cruyff le sucedió otro holandés, Louis Van Gaal, que había maravillado a Europa con otro equipo para la historia que sumaba victorias a un estilo que seducía a propios y extraños. La idea siguió perfeccionándose en la época de Frank Rijkaard (otro holandés) y ha vivido su momento más exitoso y también más espectacular bajo la dirección de Pep Guardiola, curiosamente un flacucho muchacho que hiciera debutar Cruyff en 1990.
No es casualidad que Guardiola, un niño educado en la esencia del juego de posición, que coincidió con Cruyff y Van Gaal, y que, en su etapa de jugador en México, aprendió algunos secretos de Lillo o Lavolpe, haya sido el último eslabón en el desarrollo de esta idea de juego, que hemos llamado El Juego de Posición.

El juego de posición es una idea, un estilo, una manera de entender este juego.
De equipos que han maravillado y ganado con ideas similares hay algunos en la historia, pero solo el Ajax de Van Gaal y el Barça de los últimos años, lo han hecho respetando la esencia del juego de posición. De manera parecida, aunque con una puesta a punto que surge más de las sinergias de jugadores complementarios, es decir fruto de cosas que pasan porque son naturales, tendríamos el Arsenal de Wenger, el Brasil del 1970 y de 1982, la Francia de Platini, Giresse, Tigana, etc… e incluso la Hungria de los años 50.
Es importante entender este punto, ya que una cosa es que el equipo se ordene a través del balón y otra muy diferente es el desarrollo del juego de posición. En este sentido se expresa Matías Manna, creador del blog “Paradigma Guardiola”: “Se ordenan con el balón, pretenden tener posición y ser ofensivos pero olvidan respetar el juego de posición que hace el Barcelona. Jugar para tocar o tocar para jugar es distinto“.

CARACTERÍSTICAS GENERALES

“Este juego consiste en ir generando superioridades a la espalda de la línea que te aprieta.

Todo es más fácil si la primera salida de balón es limpia” (Juan Manuel Lillo)
El gol es consecuencia del juego”. (Ricard Torquemada)

 El Juego de Posición tiene algunas características principales que nos sirven para entender esta idea. Aclara Juanma Lillo que la idea principal del Juego de posición es que los jugadores se pasan el balón en espacios cercanos para dar un pase a un lejano libre o, como dice el entrenador tolosarra, “encuentran libre a un lejano”.
  1. Los jugadores están dispuestos a diferentes alturas facilitando así la creación de líneas de pase
  2. Es fundamental dar amplitud para que aparezcan pasillos interiores (ya sea con extremos o con laterales)
  3. El concepto de “hombre libre” es fundamental
  4. No se juega a pasar por pasar, sino que los jugadores dominan el concepto de cuándo conducir y cuándo pasar
  5. La conducción permite atraer rivales provocando así la aparición de “hombres libres”
  6. La idea madre de todo es ir generando superioridades a la espalda de la línea que viene a apretar al poseedor de balón
  7. Formación de continuos triángulos de pase, que permiten ir jugando con el “tercer hombre”
  8. Es fundamental que las superioridades se vayan construyendo desde atrás, desde la primera línea. Por eso , un principio fundamental de su idea de juego es que el balón salga limpio desde los defensas
  9. Como defensa y ataque son ideas que van juntas y no separadas, la idea ofensiva es la que condiciona el resto del juego
  10. La posesión de balón es un fenómeno construido porque es una posesión que pretende desestabilizar al contrario, eliminar rivales y condicionar su balance defensivo, obligándolo a jugar a merced de ello y no como el rival desea
  11. El juego de posición permite que, en el equipo, los jugadores, las posiciones y el balón viajen juntos
  12. La consecuencia  de esto es que el equipo, cuando pierde el balón, se encuentre junto, pueda presionar tras perderlo y sea muy difícil hacerle una contra. En definitiva, el ataque condiciona la forma de defender y, por ende, condiciona el juego del contrario
  13. Mirar lejos. Lo primero que nos pedía Johan es que mirásemos lejos, a Romario” (Pep Guardiola)
Al respecto, Raúl Caneda apunta lo siguiente, ayudándonos a entender estos últimos puntos: “El afán de fragmentar sigue separando ataque de defensa y de los tránsitos obviando en cada momento todo lo que nos une: el juego, la globalidad”. Y prosigue, aclarándonos esa visión sobre el juego blaugrana centrada en las partes y no en el todo: “El análisis que comúnmente se hace sobre la capacidad para recuperar la pelota del Barcelona tras pérdida: la visión cartesiana clásica solo incidirá en el momento, casi en la foto, y tenderá a enaltecer grandes esfuerzos de recuperación para obviar lo fundamental: el juego, el ‘continuum’ (…) El Barça recupera bien la pelota tras pérdida cuando antes dio un buen número de buenos pases que posibilitaran que equipo y jugadores fueran juntos y los contrarios, sometidos.”

COMPORTAMIENTOS DESDE EL PUNTO DE VISTA GEOMÉTRICO.

“…Si estoy sacando el balón con 4 jugadores de atrás, ¿dónde provoco esas superioridades numéricas o esas ventajas posicionales? Por ejemplo, lo importante que son las conducciones. Siempre obligan a que salga otro…

…Hay que ubicar a los jugadores allá donde son más Xavi que Guardiola” (Juan Manuel Lillo)

Cuando eres pequeño, los entrenadores te dicen: No, no, aquí lo importante es no perder el balón”. (Xavi Hernández, en Senda de Campeones)

“Para que la posesión sea efectiva, hay que descifrar donde están los espacios vírgenes, si por dentro o por fuera, si por delante o por detrás de la defensa rival. Este es el primer paso para atacar bien, saber dónde puedes hacer daño, para después utilizar la distracción en otra zona con la acumulación de compañeros y adversarios, antes de castigar la escogida que ha quedado desprotegida convenientemente”. (Ricard Torquemada, en Fórmula Barça)

 Desde un punto de vista estructural, el juego de posición permite una serie de registros que facilitan la aparición de hombres libres y las importantísimas superioridades. Algunas de estas características son:
  • En el inicio del juego, los centrales están muy separados entre sí
  • Una variante a la salida de balón que vemos habitualmente con el FC Barcelona, donde los dos centrales se separan mucho entre si, provocando con el pase y la conducción que el punta rival se decante hasta poder superarlo, la encontramos en lo que se ha llamado Salida Lavolpiana, donde un mediocentro se incrusta entre los dos centrales, sobre todo en casos en que el rival presiona con dos puntas
  • Los laterales estiran a medio campo vigilando de no montarse, pero si superar en posición a los interiores rivales para que el pase de un compañero permita eliminar rivales
  • El mediocentro que viene a ayudar en la salida se mueve lateralmente al central que tiene la pelota
  • Los interiores, llamados “hombres entre líneas”, dominan los registros del juego de posición, se separan de su oponente, atacan las espaldas del rival que los marca y jamás van a quitar la pelota a sus compañeros, conscientes de que eso atrae rivales
  • Los laterales y extremos están siempre muy abiertos, conscientes de que eso permite la aparición de pasillos interiores, pases por dentro que son fundamentales en el juego de posición ya que facilitan la aparición de hombres libres y superioridades a la espalda
  • El balón no se mueve por mover, sino que la circulación de lado a lado se hace para mover al rival, para juntar jugadores rivales
  • Nadie da pases por dar. Los pases tienen un sentido: eliminar rivales. Si no es posible, los jugadores se quedan el balón o lo conducen buscando que salten rivales.
 Según Óscar Cano Moreno, autor del libro “Modelo de Juego del FC Barcelona”, todo esto provoca una serie de consecuencias en el juego, que serían:
  1. Provocar la proximidad del máximo número de jugadores alrededor del balón en campo contrario
  2. Recuperar el balón inminentemente a su perdida en los espacios donde nos encontramos unidos
  3. Fraccionarle el juego al equipo rival a través no disociar el nuestro (fluidez del propio proceso de juego, limitarlo en el equipo rival)
Todo ello con el objetivo de…
Tomar conciencia de que, durante el proceso de ataque, estoy generando las condiciones futuras defensivas y viceversa.

ENTRENAMIENTO DEL JUEGO DE POSICIÓN
“Jugar a tocar, a dar pases, lo hace cualquiera. Entrenar metodológicamente para generar eso y obtener beneficios en el juego mediante una estructura global que contemple este modelo de pensamiento, es para pocos”. (Matías Manna, en Paradigma Guardiola)

 Para la mejora de esta idea de juego se utilizan varios tipos de tareas, principalmente las siguientes cuatro:
  • Los rondos en superioridad numérica para el equipo atacante
Popularizados por Johan Cruyff, se han convertido en una herramienta habitual en las sesiones de entrenamiento de muchos equipos. Son muy reales, al enfrentar a los jugadores a constantes tomas de decisión en espacios muy reducidos. El técnico holandés comentaba que casi todo el futbol estaba encerrado en estos sencillos ejercicios.
OBJETIVOS:
– Ritmo de circulación, saber jugar a uno o dos contactos
– Apoyos, movilidad y buena orientación corporal
– Mejora del control, el pase corto, etc…
– Dar líneas de pase al compañero
– Concentración
– Intensidad
A TENER EN CUENTA:
–  Espacio:  en función del número de jugadores
–  Posición de los atacantes en el centro
–  Para trabajar los movimientos laterales y los apoyos
–  Normas:  1, 2 ,..  o bien libre de toques
  • Las posesiones sin estructurar
Los jugadores no están en posiciones, no tienen direccionalidad y el único objetivo es mantener el balón en un contexto inespecífico. Son usadas, sobre todo, con un objetivo meramente condicional.
  • Los juegos de posición, que son conservaciones de balón estructuradas
Introducidos por Louis Van Gaal, son un paso más en las conservaciones y los rondos. Los jugadores juegan en posiciones o espacios habituales, hay direccionalidad, espacios a atacar (o progresar) y espacios que proteger o defender. Se suele usar el sistema de juego. Existe un amplio abanico de juegos de posición en constante evolución en el uso del espacio y en el numero de jugadores que intervienen. Algunos ejemplos serían:
Los juegos de líneas, que permiten, sobre todo, el aprendizaje de la salida de balónCARACTERÍSTICAS:
– Son situaciones que se desarrollan en progresión de número de jugadores y adversarios.
– Siempre se trabajan en formato de partidos reducidos.
– El campo se divide en tres zonas.
– Son muy importantes las reglas que ponemos para poder condicionar el juego.
– Lo más lógico es que la situación inicial sea en superioridad numèrica y que se potencie la conducción del central que progresa para generar la superioridad en líneas más adelantadas.
– Como mínimo se incluyen dos líneas, pero es mejor situar tres.
– Siempre en función del sistema de juego que utilizamos.
– Podemos colocar el equipo adversario como juegue el rival que nos toque en la competición.
– En función del concepto que queramos desarrollar, podemos permitir o no que se incorporen jugadores de líneas anteriores, y si solo permitimos que lo hagan con o sin balón.

Los conceptos claves que aparecen:
  1. Ir generando las superioridades a las espaldas de la línea que aprieta al balón
  2. Generar superioridad numérica en cada línea, ya sea progresando con el balón (conducción y atracción) o incorporándose de líneas anteriores
Un ejemplo de este tipo de situación sería:

Para dificultar la situación colocamos dos puntas en cada situación igualando la situación de salida 2×2. En esta ocasión, permitimos que un jugador de la línea de medio campo entre en la zona anterior (zona defensiva) para facilitar la superioridad y resolver la situación convirtiéndola en un 3×2.

 – Las situaciones simuladoras preferenciales orientadas a conceptos del juego de posición.
Son situaciones de juego muy próximas a la realidad, en las que queremos potenciar o preferenciar un determinado comportamiento táctico.

Como ejemplo de este tipo de situaciones dejo ésta, publicada por Óscar Cano Moreno en 2010:
OBJETIVOS:
-Progresar buscando mediocentro liberado de oposición.
-Desmarques de posesión de mediocentro, recepciones y adaptaciones orientadas a acciones posteriores.
-Movilizaciones para facilitar recepciones de mediocentro liberado.

FUNCIONAMIENTO:
El central puede salir conduciendo en caso de que no haya posibilidades notorias de conexión con mediocentros, para provocar la aparición de hombres liberados de oposición. En ese caso, el delantero puede salir de su espacio de intervención para recibir y garantizar la continuidad del ataque. En esos casos, el comodín de la zona central deberá ocupar el espacio del defensa central que se incorpora y sus responsabilidades. Los puntas solo intervienen en su cuadrante cuando defienden.

REGLAS DE PROVOCACIÓN:
-No se puede defender fuera de zonas asignadas.
-Para llegar a lado opuesto, habrá que pasar obligatoriamente por zona central.

COMUNICACIÓN DIRIGIDA A:
– Reconocerse como “hombre libre de oposición”.
– Movilizar en beneficio de receptor potencial.
– El delantero debe mantener ubicación, excepto si existen problemas para progresar con mediocentros. Elección de momento oportuno de intervención.
– Facilitar la acción al receptor. Entregar el balón con ventaja al nuevo receptor.
– Recepciones orientadas, sentimiento de progresión.
– Determinación para salir conduciendo y provocar situaciones ventajosas.

* Dani Fernández es entrenador del infantil A del RCD Espanyol. En Twitter: @DaFdez


JOACHIM LOW.


ENTREVISTA AL ENTRENADOR ALEMÁN.
26 de diciembre de 2016.

 Entrevista a Joachim Löw: 'FIFA y UEFA necesitan sentido de la proporción.

Joachim Löw (izq.), seleccionador de Alemania, es crítico con la decisiones de FIFA.
 El seleccionador alemán de fútbol, Joachim Löw, está preocupado por los planes de la FIFA de ampliar el número de participantes en los Mundiales, algo que en su opinión es insostenible debido a la gran carga sobre los jugadores e iría en detrimento de la calidad. "La FIFAy la UEFA tienen la responsabilidad, necesitan sentido de la proporción", dijo Löw, de 56 años, en una entrevista con la agencia DPA en la que también habla de lo que espera para 2017, cuando la actual campeona del mundo jugará la Copa Confederaciones de Rusia.

 :¿Qué desea para el 2017 personalmente y para el fútbol alemán?
 Löw:A nivel personal deseo poder encontrar en algún momento algo de tiempo entre mis numerosas citas y viajes. Deseo un poco de tiempo para estar con amigos y la familia, personas que son importantes, así como tener salud y seguir teniendo motivación. También deseo que todos juntos hagamos frente a los desafíos que hay en nuestro país, que nos tratemos con respeto, independientemente de las raíces, origen o religión.
 Que asumamos de manera conjunta la responsabilidad que entraña el desafío de la integración en Alemania y encontremos buenas soluciones.
 ¿Sigue siendo la selección alemana en este ámbito un ejemplo? Löw:Es importante ser siempre conscientes y tratar a los demás con respeto. Es algo a lo que damos valor dentro de la selección alemana y donde queremos ser un ejemplo. Queremos seguir siendo una buena tarjeta de visita para nuestro país, no sólo en el ámbito deportivo. Estamos a favor del espíritu de equipo, la cohesión, el juego limpio, la diversidad, la tolerancia, el espíritu abierto y la alegría en el éxito.

 ¿Y los deseos en lo deportivo? Löw:A nivel deportivo es importante que el próximo año, el año previo al Mundial de fútbol, nos sigamos desarrollando como equipo y demos un nuevo paso, quizá llevar nuevos jugadores al nivel más alto y prepararnos bien para la gran tarea que se presenta ante nosotros. La selección alemana disputará en 2017 la Copa Confederaciones de Rusia.

¿Qué ventajas y riesgos tiene esto? ​Löw:Prefiero ver ventajas, puesto que las hay. La selección alemana estará concentrada una vez más durante un largo periodo de tiempo. Una ventaja es que la Copa Confederaciones ofrece la posibilidad de poder integrar mejor a los jugadores jóvenes que durante un partido de clasificación para el Mundial, lo que seguro que es importante de cara a Rusia 2018. Para los jóvenes jugadores es una buena oportunidad para presentarse a ese nivel.

¿Dónde están los peligros? Löw: Mi preocupación está siempre en que los jugadores no se desgasten en exceso. Debemos ser cuidadosos y avanzar de manera sensata. Qué jugadores serán convocados y cuáles no. También se disputará la Eurocopa sub-21. Tres torneos en tres años son muchos. En los preparativos se hecha en falta la regeneración. Esto conlleva siempre riesgos, sobre todo en los que soportan un gran desgaste, en especial los grandes jugadores.

 ¿No está anticuada la Copa Confederaciones? Löw:En eso estoy un poco dividido. Claro que no se debe desgastar todo en exceso. Naturalmente hay diversas perspectivas. Sin embargo, para algunos jugadores la participación en un torneo de este tipo puede ser realmente una buena oportunidad para presentarse y jugar a un nivel internacional más elevado. Si se miden con el nivel de Chile eso está bien. Esto puede potenciar que se desarrollen más. Para los jugadores muy desgastados, con muchos partidos de la selección, de Liga y de Liga de Campeones a sus espaldas, puede ser una carga a nivel individual. Tiene sus pros y sus contras.

 ¿Hacia donde dirigirá su atención en 2017 en especial? Löw:El punto central es la clasificación del Mundial de Rusia. Dominar el grupo de tal manera como lo hemos hecho hasta ahora. Se trata de presentarnos de nuevo como un gran equipo. Eso significa que queremos dominar cada partido, queremos mostrar nuestro juego sin piedad, queremos ganar. Además queremos impulsar más jugadores hacia el siguiente nivel, hacia el nivel de clase mundial. Hay algunos con mucho talento, pero cuando hablamos de clase mundial nos referimos al nivel de Cristiano Ronaldo y Lionel Messi. Ese debe ser el listón de un equipo que quiere defender el título mundial. DPA: Últimamente ha probado nuevos jugadores jóvenes como Serge Gnabry, del Werder Bremen, Yannik Gerhardt, del Wolfsburgo, y Benjamin Heinrichs, del Bayer Leverkusen.

 ¿Contará con ellos de nuevo en 2017? Löw:Como es natural, la puerta de la selección alemana está abierta en esta fase. Tenemos aún posibilidades para probar a jugadores. Sin embargo, no tiene sentido alguno decir ahora algunos nombres. Los jóvenes deben desarrollarse en tranquilidad y de manera despreocupada. Sin embargo, tenemos a uno o a otro en nuestro punto de mira y nos gustaría verlo entre nosotros. Quien juega en la absoluta o en la sub-21 depende siempre también de la situación individual del jugador y de su estado de desarrollo personal. A algunos les viene bien asumir un papel de liderazgo en la sub-21. Para otros es mejor ir ya a la absoluta. Hablamos sobre ello de manera intensa con nuestro director deportivo, Hansi Flick. Los jóvenes jugadores están ya a un gran nivel.

 ¿A qué se debe? Löw:Los jóvenes reciben una muy buena formación en sus clubes, donde trabajan de manera extraordinaria. Sin embargo, la cuestión es cuánto tiempo se puede jugar al máximo nivel. Antes se podía jugar con 34 o 35 años aún al máximo nivel. Ahora eso es la excepción. El juego transcurre extremadamente rápido, se ha vuelto muy atlético, las exigencias son elevadas, por lo que hay que medir bien el esfuerzo.

¿Ydebe decirle a los mayores que ya ha pasado su momento? Löw:Eso siempre es un proceso difícil. Sin embargo, la mayoría de las veces son los propios jugadores los que encuentran el momento correcto, como Per Mertesacker, Miro Klose o Philipp Lahm, tras el Mundial de Brasil. Aunque en mi opinión, Philipp habría podido jugar seguramente hasta 2018. Sin embargo, su decisión es firme y hay que respetarla. Para Bastian Schweinsteiger fue igualmente el momento correcto tras la Eurocopa, aunque duela. Son jugadores que estuvieron mucho tiempo con la selección, con los que se logró mucho, con los que se tiene un vínculo estrecho, son importantes en la jerarquía, en la estructura global, no sólo a nivel deportivo, sino también por su personalidad. Éste es un tema difícil. DPA: La FIFA quiere un Mundial con hasta 48 selecciones desde el principio y un Mundial de clubes con 32 equipos. La UEFA reforma la Liga de Campeones.

¿Quién puede parar esto? Löw:La FIFAy la UEFA tienen la responsabilidad, necesitan sentido de la proporción y deben encontrar el balance correcto entre los intereses comerciales y la visión deportiva. Si se examina a través de los años, los grandes jugadores se mueven al límite a nivel físico y mental. Se debe tener cuidado de no hacer girar demasiado la rueda con demasiados partidos, porque no se puede hacer a costa de la calidad. Esto provocaría también que el aficionado se apartara y perdiera interés. Cuando se tiene un buen producto como el del fútbol, se debería reflexionar sobre la reducción del calendario para mantener la calidad bien arriba.
 ¿Por qué? El dinero se sigue moviendo a pesar de ello. Löw:Porque también los espectadores pueden perder el interés tras un 'boom' ante algunos partidos. Se puede perder el valor deportivo de una competición cuando, como en la Eurocopa, tres de cuatro equipos pueden pasar de la fase de grupos. O un equipo con tres puntos. Esta tendencia no me gusta. Esto genera que muchos equipos cambien su táctica y no jueguen ya con una visión abierta. Esto acaba con el estímulo. Hay que intentar ganar también todos los partidos en la fase de grupos, incondicionalmente.

 ¿Le han preguntado las federaciones alguna vez a usted, que es el seleccionador del equipo campeón del mundo? Löw:Eso es algo que los entrenadores deseamos que ocurra alguna vez, que se tengan en cuenta nuestras perspectivas en el ámbito deportivo. Sin embargo, se choca contra barreras. Naturalmente se trata también de que se pregunte a los entrenadores en los congresos sobre cosas deportivas. Nos preguntan sobre las reglas, pero no sobre el calendario. De eso se encargan otros.

¿Qué formato de Mundial prefiere si no se mantiene el de 32 selecciones? Löw:En el marco del sorteo de la Copa Confederaciones tuve la posibilidad de hablar con algún dirigente de la FIFA. Los planes no están aún maduros. Creo que es absolutamente equilibrado si participan 32 equipos. Una idea que se oye es que se podría crear una especie de preclasificación. Sin embargo, tanto el presidente de la Federación Alemana de Fútbol, Reinhard Grindel, como yo estamos de acuerdo en que la competición y el número de partidos no debería ampliarse. No aguanta más. Los clubes tienen también sus derechos sobre los jugadores.


 ¿No debería cuidarse también usted? Para usted será también de nuevo un año intenso. Löw:Estoy feliz por el nuevo torneo, en el que tienen lugar partidos de alto nivel, algo que me encanta. Cuando se trata de medirte a los mejores equipos del mundo, me gusta ponerme en modo campeonato. Empleo el tiempo entre torneos para observar partidos en Alemania y en el extranjero, es algo que me inspira.

 ¿Es supersticioso? Hasta ahora ningún campeón de la Copa Confederaciones se proclamado campeón del mundo al año siguiente. Löw:Verá usted, esto sería también un bonito desafío... (risas).  El Dortmund golea 4-1 al Gladbach y ya espera al Real Madrid El Leipzig gana 2-0 al Hertha y recupera la cima de la Bundesliga Eintracht Fráncfort confirma el fichaje del ecuatoriano Andersson Ordóñez TAGS FÚTBOL DEPORTES FIFA UEFA SELECCIÓN DE ALEMANIA FÚTBOL MUNDIAL DEPORTES

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/deportes/entrevista-joachimlow-fifa-uefa-futbol.